Páginas

domingo, 8 de junio de 2008

Bici


Mi primera bici fue una Aurorita azul con rueditas. Mi hermana tenía una igual pero roja. Y así andábamos, gastando la vereda de la cuadra porque no nos dejaban bajar a la calle. Y después tuvimos que aprender a andar en serio, sin las rueditas, a mantener el equilibrio pedaleando rápido y el vértigo que se sentía al tener que frenar, y la manito que no alcanzaba el freno, lejos, detrás del volante, y el miedo a estrellarse contra el asfalto. Y entonces, venía la recompensa: la confianza de mamá que nos dejaba solas, miles y miles de vueltas a la manzana, con la calle para nosotras y tocando el timbre de la bici frenéticamente.
A los doce me moría de ganas de tener una bici de carreras, como la de Ivana M., era la época de los bicivoladores donde la moda era tener una bicicross. Y corrían veloces, pedaleando parados, el cuerpo más grande que la bici y dando saltos por el aire.
Nunca seguí la moda, así que yo continuaba con la ilusión de la bici de carrera y cuando íbamos a jugar a la casa de Ivana, ella nos la prestaba y entonces, andábamos por turnos. Iba rápido como un rayo esa bici, veloz, corría furiosa, más rápido que el viento de Bahía Blanca.
No se pudo. El médico le dijo a mi mamá que teníamos mala postura, escoleosis mejor dicho, y que nos recomendaba andar en bicis de paseo. Y así fue como recibimos de regalo unas lindas Mussettas, de color verde agua para mí, y lila para mi hermana. Lentas como una tortuga, pero con unos canastos blancos que eran una pituquería.

4 comentarios:

Renata Speranza dijo...

Qué hermoso blog! megustamegustamegusta.
Por casualidad vos sos de la época de los calckers de Cromy?
Y el olor de los paquetes de figuritas...? mmmm...éxtasis!
Saludos

ojos de suri dijo...

Renata Speranza, gracias!
En mi casa tenía un calco Cromy usado por mi hermana mayor donde estaba el Cabildo, los próceres y hasta flora y fauna autóctona para hacer las carátulas de los cuadernos!
Ah! Nunca completé un álbum de figuritas... soy de la época que había que pegarlas con plasticola, un real enchastre, no como ahora que vienen autoadhesivas.
Gracias por tu visita! Pásese cuando quiera! Besos.

Manuelita dijo...

Jejeje...tuviste más suerte que yo que jamás aprendí a andar en bici.

Dina dijo...

Y por más que uno intentara camuflarla:nada. Era imposible sacarle el canasto de paseo,tan femenino, tan poco deportivo!Qué costoso era pedalear rápido,rápido hasta subir las colinas de los altos del Palihue!Será por eso que sacamos músculos en las pantorrillas?