Páginas

jueves, 14 de mayo de 2009

Dulces sueños


Volvía en subte del trabajo cansada. Cerré los ojos unos segundos, de pronto el estado de duermevela me visitó. Entré en Enducigarpa , un país donde habían nacido dos chanchitos deformes, inválidos. Tenían sus patitas ensortijadas, larguitas y enruladas como su cola. Y había que descubrir a los responsables. Quién había decidido jugar a ser Dios. En eso abrí los ojos, ví que estaba llegando a Malabia y me bajé.
Hace un par de noches soñé que me encontraba con dos gatitos bebés, trataba de alzarlos, pero fieros y asustados me mordían las manos. Uno lo hacía con tanta fuerza que toda su mandíbula y sus dientecitos filosos quedaban prendidos a mi piel como un broche. Y de pronto el gatito me miraba con sus ojitos temerosos y desafientes y me enseñaba sus encías vacías, desgarradas. Y yo miraba mi mano, donde seguían clavados sus dientes. Y me sentía culpable porque el gatito desdentado no iba a poder comer y había que encontrar un veterinario urgente que le pusiera otra vez los dientes para que se pudiera alimentar y crecer. Y me desperté angustiada. Y vuelvo a pensar en el gatito sin dientes con sus encías sangrantes y me dan unos escalofríos tremendos.

Cuando era chica tenía una pesadilla recurrente. Yo atrapada en una cadena de montaje de una máquina, en una fábrica. Ruidos metálicos y rítmicos. Chirridos y vapores. Y la máquina gigante me iba a triturar, me iba a cortar en pedacitos. Muchas veces volví a soñar con lo mismo. A veces ni siquiera alcanzaba a ver la fábrica en el sueño, la sentía. Me bastaba con escuchar esas cuchillas de acero y se me helaba la sangre, sabía que estaba dentro de la máquina.

4 comentarios:

Sebastián dijo...

Me da un poco de culpa, pero me mato de risa con tus pesadillas. Son muy graciosas, ya sé que sufris y todo eso, pero no lo puedo evitar.
Me encantaron las patitas de los chanchitos!!

ojos de suri dijo...

Seba, mejor que te resulte gracioso,
este blog trata de ser olorcito a garrapiñada y no algo bajoneante. Aunque pienso en el sueño de los gatitos y se me estruja la almita.
Ah! que bueno que me dejaste un comentarito!!! Besooooo.

Veniaca dijo...

Ay anita! me haces sonreir tanto, como un golpecito de agua fresca en la cara (aunque se trate de tus pesadillas!)
aqui esta toda la ternura del mundo!
un beso de julia

Dina dijo...

que cada uno cuente la suya!o que la invente!