Páginas

sábado, 2 de abril de 2011

20 de mayo de 1982

La directora camina enérgicamente y hace aullar su silbato por toda la galería. La recorre una y otra vez para asegurarse que todas las aulas oyeron. La ventanas tienen los vidrios pegados con cinta adhesiva. En forma de cruces superpuestas, es por si estallan, para que queden pegados y no salgan los vidriecitos disparados. Es media hora antes del mediodía y comienza el simulacro de bomba.
Rápido, guardamos los útiles, jugando carreritas y felices por lo que se viene. Juntamos todas las mesas pegaditas en el medio del salón, hacemos como una  gran carpa de mesas, nos sentamos todos juntitos debajo, cuchicheando. La maestra por media hora nos cuenta cuentos.Para nosotros es como un recreo dentro de la clase. Y disfrutamos, felices en nuestro mundo de juegos. En nuestra  ingenuidad de segundo grado.
Y además, juntamos chocolates para los soldados, les escribimos cartas,y cantamos la canción de la propaganda de la tele, ésa que dice  ¨ hoy le escribí una carta a mi querido hermano, le puse que lo extraño y que lo quiero mucho, mamá me ha contado que el es un buen soldado que cuida las fronteras de la patria...¨
Todos los autos de la ciudad tienen forrados los paragolpes de papel de diario. Mamá hizo lo mismo con el de nosotros. Es para que los aviones ingleses no detecten  la ciudad desde el cielo. Y por las noches tapamos las ventanas con una frazada para que la luz prendida de los casas no se vea desde afuera.
 Entonces, Bahía Blanca queda a oscuras. Se hace invisible.
Mamá y Patri, mi hermana mayor, van por las tardes al hospital a llevarles torta, juegos y revistas a los soldados. Má se trajo a Telmo, un colimba cordobés, a vivir con nosotros por un tiempo. Él tiene 18 años y esquirlas en los ojos. Todavía no saben si va a quedar ciego. No le dieron el alta aún. Pero en el hospital no hay cama para él, puede caminar, y no está tan destrozado como los otros...





9 comentarios:

ALVARO. dijo...

Nunca la guerra,nunca.
Por màs justa que parezca su convocatoria.Que nunca màs nadie obligue ni llame a la guerra y que nunca màs nadie vaya a ninguna guerra.La locura del poder y la falta de respeto a nuestra propia humanidad las hacen posibles.
Sòlo la niñez comprende que las guerras no deben existir, y ojalà siguièramos pensando asì cuando adultos .
No escribiste poco,Anita,lo suficiente para transmitir la ingenua y dulce visiòn de un tema tan aciago.
Besos.(y viva la paz)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Cin Haith dijo...

El relato me pone la piel de gallina, la mirada de un niño a algo tan siniestro. Basta de guerra! recordemos para que esto no vuelva a suceder. Besos, Cin.

ojos de suri dijo...

Totalmente de acuerdo Álvaro. La guerra escapa totalmente a mi comprensión, es algo que nunca voy a entender. Siempre beneficia a los poderosos que no ponen el cuerpo y los intereses que se ponen en juego nunca son los que se proclaman.
Ni hablar, de lo que pasó acá, de mandar a chicos de 18 años a que los masacren, sin siquiera ropa para soportar el frío.
Hay una crónica-perfil muy buena que está publicada en el facebook de La Fundación de Mempo Giardinelli que se llama Tito nunca más sobre un delantero de 18 años de Chaco forever que perdió una pierna en la guerra y no pudo jugar nunca más y nunca se pudo recomponer ante algo tan traumático.Tremenda. Muy buena crónica y terrible historia. Así como tantas...
Besos!

ojos de suri dijo...

Cin, te cuento que mi intención era escribir un poco más de esos días pero me pintó el bajón y lo dejé, por eso la entrada quedó como inconclusa. Además es un recuerdo real.
Gracias por pasar por acá, beso!

Guido dijo...

Estamos aca como todos reunidos en familia como todos los domingos, y la abuela se emocionó mucho con estos recuerdos.
Un beso de parte de la flia.

Minmey dijo...

1982...
yo tenía 4

Maru dijo...

y yo no habia nacido...

te agrego a mi lista me gusto mucho tu blog.

andrea kandrej dijo...

En ests días vuelven para cada uno y a su modo,estos recuerdos.Tenía 10 añs y vivía en Mza...A nuestro 4to grado nos tocó tejer bufandas!qué habrá sido de ellas,y de los chocolates que juntábamos para los soldados..y de las mentiras!!